instalar una fachada ventilada en un edificio

13 Dic Razones para instalar una fachada ventilada

Gracias a nuestra experiencia, son muchas las razones para instalar una fachada ventilada en un edificio. Se trata de una alternativa actual, moderna, tecnológica y que permite disfrutar de un buen número de ventajas sustanciales en el interior de las viviendas. Desde Trabajos Verticales, vamos a ofrecerte varios motivos que te convencerán de apostar por esta opción. ¡Comenzamos!

En un post anterior en este mismo blog ya os explicamos de manera precisa qué son las fachadas ventiladas, su funcionamiento y los principales elementos que las componen. Sin embargo, en esta ocasión vamos a ir un poco más allá y vamos a ofreceros una serie de motivos por los que resulta más que conveniente aportar por una solución de este tipo.

De entre todas las razones para instalar una fachada ventilada, desde Trabajos Verticales queríamos destacar en primer lugar que estamos ante una solución sostenible, vanguardista, elegante, eficaz y que ofrece un elevado valor añadido al inmueble y a las viviendas de su interior.

Pero también hay que destacar el ahorro energético que se obtiene gracias a la regulación térmica que tiene lugar tras su instalación, alcanzando niveles superiores de eficiencia energética. Se estima que la reducción en climatización y calefacción ronda el 30% anual. Casi nada.

razones para instalar una fachada ventilada

Otro de los motivos para instalar una fachada ventilada es el aumento de aislamiento acústico que se consigue. Según todos los estudios, gracias a la cámara de aire creada, se obtiene una atenuación del ruido que puede oscilar entre un 10 y un 20%. El resultado es un interior mucho más silencioso y confortable.

Además, otro pretexto que nos puede llevar a decidirnos por la colocación de esta solución constructiva tiene que ver con su buen comportamiento ante la humedad. Se trata de una barrera ante la humedad y condensaciones, evitando también manchas en la fachada y paredes interiores.

No podemos olvidar que una fachada ventilada también permite ocultar todo tipo de instalaciones que se encontraran en el exterior, como pueden ser las de electricidad o fontanería. Se gana, por tanto, en estética.

En último lugar, de entre todas las razones para instalar una fachada ventilada no queríamos olvidarnos de su espectacular durabilidad y su mínimo mantenimiento, dos poderosos motivos que pueden terminar de convencernos por esta alternativa.